la exterioridad de josé luis pardo

myegoo_870e7ab3_s

 

El sujeto se derrama en los objetos, los objetos se derraman en el sujeto, y todo eso derramado no es objeto ni sujeto sino inter-medio, medio, ambiente, entorno, espacio. Esta capa superficial, experiencia o sensibilidad anónima, está bien atestiguada entre los griegos como un espacio, como un medio que en sí mismo no es otra cosa que diferencia. Aristóteles nos invita a imaginarlo como una membrana o una capa de aire en la que estuvieramos congénitamente envueltos. Hay sensación porque hay diferencia, diferencia entre el exterior y el interior, y esa diferencia es el espacio, la superficie de contacto de lo que no está en contacto, la superficie de inscripción de las fuerzas y la superficie de lectura de los órganos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s