el laboratorio de bruno latour

myegoo_1168lg_o myegoo_061_oLos laboratorios, son de hecho lugares vulgares, sólo hay que considerar estos lugares como instrumentos tecnológicos adecuados para invertir la jerarquía de fuerzas. Gracias a la cadena de desplazamientos (tanto del laboratorio como de sus objetos), la escala de aquello de lo que la gente quiere hablar cambia para alcanzar la mejor de las escalas posibles: la inscripción de letras y figuras simples en una superficie plana. Después, todo aquello de lo que tienen que hablar, no sólo se hace visible sino también leíble; unas cuantas personas entonces pueden señalarlo fácilmente y, al hacerlo, conseguir dominio.Una vez que se tienen en consideración todos estos desplazamientos y transformaciones, la distinción entre el nivel macrosocial y el nivel de la ciencia del laboratorio se nos aparece como borrosa, e incluso inexistente. En efecto, los laboratorios se construyen para borrar tal distinción. Una vez disuelta, algunos pueden trabajar, dentro de sus muros aislados, en cosas que pueden cambiar la vida diaria de las multitudes. No importa que sean economistas, físicos, geógrafos, epidemiólogos, contables o microbiólogos, convierten todos los demás objetos a tal escala (mapas, modelos económicos, figuras, tablas, diagramas), que pueden ganar fuerza, alcanzar conclusiones incontrovertibles, y después extender a mayor escala las conclusiones que les parezcan favorables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s